El paro juvenil aumenta un 51% desde 2007

UA-35685976-2

Observatorio Social y Económico

Un enfoque desde el Mercado de Trabajo

El Paro Juvenil aumenta un 51% desde el comienzo de la crisis

El número de jóvenes parados ha aumentado en España en 2016 (primer trimestre) un 51% respecto a la situación que existía antes de la crisis en 2007. Sin embargo, este colectivo de edades comprendidas entre los 16 y 24 años, representaban ese año un 24% sobre el total de parados del país, para pasar actualmente a un 14%, ganando peso otros grupos de edad, especialmente los de 45 en adelante, que incrementan su peso de un 23% en 2007 a un 36% en 2016.

La tasa de paro juvenil alcanzó en el primer trimestre de 2016 un 46,5%, siguiendo la tendencia descendente que comenzara posterior a 2013, año que registró la tasa histórica del 55,5%. Esta era del 18% en 2007.


Como es sabido, la tasa de paro es el cociente entre el número de parados sobre el total de la población activa, que a su vez está formada por los parados más los ocupados, representada en porcentaje. En consecuencia, el incremento galopante de la tasa de paro juvenil desde 2007, no solo viene por parte del aumento del número de parados sino del descenso incluso mayor de jóvenes ocupados, que respecto a 2007 han disminuido en 1.242.675 jóvenes, lo que supone un 62% menos.



Esto ha dado como resultado, un descenso de la población activa juvenil de un 41%  desde 2007, año que rondaban los 2.458.550 jóvenes para pasar a 1.441.100 en el primer trimestre de 2016.


Las causas del constante descenso de la población activa juvenil, se encuentran por un lado, en que muchos de estos jóvenes han pasado a ser inactivos, en concreto muchos han decido retomar estudios y formarse ante la falta de oportunidades en el mercado de trabajo. En concreto 365.350 lo que implica un 19% más que en 2007.


Desde 2009, la población inactiva juvenil se viene incrementando año tras año, alcanzado la mayor tasa interanual en el primer trimestre de 2016, que aumentó un 4% respecto a 2015.


Otras de las causas, proviene de la decisión por parte de muchos de salir al extranjero en busca nuevamente de oportunidades, tal y como lo demuestra la estadística de Migraciones, elaborada por el INE, cifra que incluso podría ser mayor debido a la falta de registro de las personas que emigran.

Por tanto, la disminución de los parados juveniles a partir de 2014, viene en gran parte por la salida de muchos de ellos del país y por la decisión de continuar o retomar estudios y formación.


Tal y como se observa en la siguiente tabla, el 70% del descenso del número de parados jóvenes entre 2014 y 2015, se debe a estas dos causas. Más acentuado, si cabe,  en el primer trimestre de 2016, en el que el número de jóvenes parados desciende en 80.575, los ocupados disminuyen en 31.575, pero han entrado en el grupo de  inactivos 100.600, el incremento más alto desde que comenzara la crisis. Todo ello muestra un empeoramiento de la situación para este colectivo a pesar de que la tasa de paro haya bajado del 48% en 2015 al 46,5% en el primer trimestre de 2016.


Copyright @ IBELMA Todos los derechos reservados