Nueve regiones en España aumentan la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social

UA-35685976-2

Observatorio Social y Económico

Un enfoque desde el Mercado de Trabajo

Nueve regiones en España aumentan la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social

La tasa de Riesgo de Pobreza y Exclusión Social, aumenta en  9 regiones españolas en 2015, respecto al año anterior, según los últimos datos publicados por la Encuesta de Condiciones de Vida del INE. Estas son por orden de mayor a menor aumento Melilla, Islas Baleares, País Vasco, La Rioja, Galicia, La Comunidad de Madrid, Andalucía y Canarias. El cómputo nacional disminuye en su conjunto en algo más de medio punto, pasando del 29,2% de la población al 28,6%, tirando de este descenso principalmente  Cantabria, Ceuta, Murcia y Extremadura.

El ranking lo lidera Andalucía, en donde el 43% de su población se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social, seguido de Ceuta con un 42%, Murcia 39%, Canarias 38%, y Castilla La Mancha 37%. Dentro de estas, el peor comportamiento respecto a 2008, se localiza en Andalucía y Murcia cuya tasa ha aumentado en más de 11 puntos desde entonces, y Castilla La Mancha que lo hecho en 8 puntos.


En términos absolutos, se han incorporado a este grupo 2.802.000 personas, pasando de 10.373.000 en 2007 a 13.175.000 en 2015.


La tasa de pobreza o exclusión social, la define Eurostat, organismo europeo responsable de la elaboración de las estadísticas, teniendo en cuenta un mayor número de criterios que los que utiliza el INE para definir la tasa de pobreza, por lo que es siempre superior a esta última. Asimismo los datos de ingresos de los hogares y personas van referidos al año anterior.


Situación similar se produce con el cálculo de la carencia material severa, en ella Eurostat engloba a las personas, que cumplen al menos 4 de nueve conceptos establecidos, mientras que la lista del  INE contiene 7 puntos y no todos comunes a la lista europea. Los criterios definidos por Eurostat son, no poder permitirse vacaciones al menos una semana al año, una comida de carne o pescado cada dos días, un coche, el teléfono, una lavadora, un televisor a color, no poder mantener la vivienda a temperatura adecuada, no poder afrontar gastos imprevistos y retrasos en pagos relacionados con la vivienda (hipoteca, alquiler, agua, luz …).

En  esta línea, en 2015, la carencia material severa en España alcanza al 6,4% de la población, disminuyendo ligeramente respecto a 2014 que llegó al 7,1%. Esto supone contar con casi 3 millones de personas que viven con serias dificultades.


Por Comunidades Autónomas, Ceuta con un 16%, Melilla con el 15,1% y Canarias con el 12,4%, arrojan las peores cifras de carencia severa, estando muy alejadas de la media nacional situada en el 6,4%. Son además, las que han experimentado el mayor incremento en  en 2015 respecto al año anterior. Melilla en casi 8 puntos, Canarias en 5 y Ceuta en 4

En el caso de Canarias y de Melilla, lejos de que el comienzo de su recuperación económica, con variaciones en el Pib en torno al 0,5% en 2014 en ambas y sobre el 3% en 2015, se equipare cuanto menos, a una reducción de los niveles de carencia, se produce todo lo contrario, aumentan y muy por encima del resto de comunidades autónomas. Lo mismo ocurre en la Comunidad de Madrid, si bien los niveles de carencia severa afectan a un 5,7% de la población, cifra muy alejada de la de Melilla y Canarias.

Con un mercado laboral, marcado por el paro estructural o en otras palabras, con casi un 60% de parados de larga duración, acompañado de unos niveles de salarios precarios de los que trabajan, si no se toman las medidas adecuadas y efectivas, no se producirá  una tendencia coherente entre el crecimineto económico y la disminución de los niveles de pobreza o exclusión social, y mucho menos una mejora de la calidad de vida de los casi 3 millones de personas que viven con carencias severas

Copyright @ IBELMA Todos los derechos reservados