Las mujeres de 35 a 54 las más afectadas por el paro de larga duración